La marcha de los científicos coincide con el Día Internacional de la Tierra. La protesta científica se celebrará en Washington DC y pretende reunir a científicos de todas las ideologías. También habrá varias marchas satélites en el resto de estados y en otros países para aquellos que no puedan asistir a la de Washington.

En poco más de una semana de mandato, el nuevo inquilino de la Casa Blanca ha puesto en su contra a la comunidad científica estadounidense. Los recortes anunciados por la nueva administración y la postura de Trump ante el cambio climático son solo algunos de los motivos para la movilización.

Los responsables de la March for Science (como se ha denominado la protesta en inglés) no pretenden que sea una acción partidista, aunque sus organizadores aseguran que el objetivo es que sus protestas tengan impacto en los responsables políticos. “Esto debe preocupar a cualquiera que valore la investigación empírica y la ciencia”, aseguran en su web.

Además, varios grupos en defensa del medio ambiente han convocado sus propias marchas para el mes de abril en protesta por los planes de la administración Trump de abandonar las políticas medioambientales iniciadas por Obama y permitir la construcción de oleoductos en lugares protegidos, como es el caso de Standing Rock en Dakota.