“Insistimos en que, si se presenta cualquier investigación que afirme que una sustancia actualmente ilegal tiene un uso medicinal, se base en resultados fehacientes y cuente con un criterio científico”, comentó al respecto Chuck Rosenberg, representante de la Organización. El estudio presentado indicaba que la sustancia cannabidol, extraído de esta planta, puede ser usado como tratamiento para varias dolencias.

No obstante, la DEA señala que deja la “puerta abierta” a recibir futuros estudios que demuestren el uso medicinal de la marihuana, y que permitirá que aumente el número de productores de esta planta para su uso investigativo. En Estados Unidos, actualmente, esta sustancia está clasificada como potencialmente nociva, al igual que otras drogas como el LSD, el éxtasis o la heroína.

La marihuana es la sustancia ilícita más consumida en el país norte americano, con 19 millones de consumidores según el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Estados Unidos experimenta un proceso de legalización de la marihuana desde que en 2012 se reguló en los Estados de Colorado y Washington como resultado de varias iniciativas populares. Desde ese momento hasta la actualidad, esta sustancia podría legalizarse hasta en 32 estados.

Aunque según las leyes federales la marihuana continua en la lista de sustancias perseguidas por la ley, actualmente los estados de Whashington, Colorado, Alaska, Oregon y la ciudad de Washington D.C. ha legalizado su uso y, previsiblemente, los estados de Massachusetts, Missouri, California, Hawaii, Maine Nevada y Arizona serán los siguientes en regular esta planta para su uso medicinal.