El portavoz del PP, Rafael Hernando, ha sido el primero en reaccionar a esta propuesta, y se ha mostrado contrario a la regulación de la gestación subrogada. “Mi partido es absolutamente contrario a que se pueda utilizar de forma mercantil el vientre de la mujer", ha dicho el político.

Más contundente ha sido el portavoz socialista en el Congreso, José Luis Ábalos, quien ha recordado que en el 39.º Congreso Federal del partido se rechazó la regulación. "Para nosotros es un tema zanjado", ha subrayado.

A favor de la regulación se han mostrado los grupos parlamentarios de ERC, PNV y PdeCat, si bien han coincidido en que la gestación subrogada es una cuestión complicada que genera debate dentro de las propias formaciones políticas.

Desde Podemos han advertido de que rechazarán cualquier iniciativa que vulnere los derechos de las mujeres, a la vez que consideran que el texto de C's oculta una intención mercantilista, ya que "no puede llamarse altruista cuando hay compensaciones económicas".

En contra de esta opinión, Ciudadanos ha insistido en que la gestación subrogada tendrá siempre "un carácter altruista, lo que impide el pago de cualquier cantidad que suponga un lucro para la mujer que libremente ofrezca su capacidad de gestar, sin perjuicio de la compensación resarcitoria que podrá percibir".

La formación naranja explica que su propuesta de gestación subrogada cubriría los gastos derivados de las molestias físicas, los de desplazamiento y los laborales, así como los perjuicios inherentes a la gestación.