Para determinar cómo influye la ideología de los médicos en los procedimientos que aplican, el equipo de científicos, junto con el politólogo Eitan Hersh y el psiquiatra Matthew Goldenberg, vincularon los registros de más de 20.000 médicos de Atención Primaria en Estados Unidos con su afiliación a un partido político y encuestaron a una muestra de más de 200 facultativos, los cuales evaluaron casos ficticios involucrados con elementos socialmente polémicos.

Según los investigadores, el análisis posterior indicó que, en cuestiones sensibles, los médicos de diferentes partidos políticos recomiendan un tratamiento distinto. “En cuestiones politizadas, los médicos de diferentes partidos políticos perciben los problemas de manera distinta y recomiendan tratamientos diferentes”, señala el trabajo. Sin embargo, esto no ocurre para cuestiones menos politizadas, como el abuso de alcohol y la depresión.

Según los resultados, los republicanos son más propensos que los demócratas a cuestionarse los riesgos sanitarios y legales de la marihuana e instar a los pacientes a reducir su consumo. Además, también son más proclives que los demócratas a discutir los aspectos relacionados con la salud mental en el aborto, y a animar a las pacientes a no practicar interrupciones voluntarias del embarazo en el futuro.

Por su parte, los demócratas tienden a desaconsejar la tenencia de armas de fuego en el hogar, mientras que los republicanos son más propensos a preguntar sobre el almacenamiento seguro de las armas. "Del mismo modo que los pacientes escogen a los médicos de un determinado género porque se sienten más cómodos, es posible que quieran hacer una elección similar basada en las ideas políticas de su médico", subrayan los expertos.