La innovación biomédica tiene que ser colaborativa, no competitiva. Esta es una de las conclusiones que se han puesto de manifiesto en las Jornadas FIPSE sobre innovación biomédica en España. Durante este encuentro un equipo de evaluadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha seleccionado los 6 proyectos que, avalados por la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud de España (FIPSE) participarán en la Tercera Edición del Programa de Mentorización Internacional de MIT LinQ, que comenzará el próximo mes de julio.

El acto ha contado con la presencia de Martha Gray, directora de MIT linQ, quien ha subrayado la importancia de la colaboración en la innovación biomédica y ha recordado que el “partnering es entre personas, no entre instituciones”. Gray ha explicado que cada éxito y experiencia del MIT no hubiera sido posible sin la colaboración. 

Durante las Jornadas FIPSE, se ha presentado la tercera edición del Programa de Mentorización Internacional de MIT LinQ. Tal y como ha apuntado Martha Gray, el MIT cuenta con 11.000 estudiantes, pese a que suele concebirse como algo más grande. De ahí la importancia de estos programas de colaboración.

La secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, ha agradecido la energía y esfuerzo de los profesionales que se dedican a la investigación, y ha destacado que “es muy importante canalizar todas estas iniciativas a través de organismos e instituciones como FIPSE y el MIT”. En este sentido, ha afirmado que “la colaboración de España con el MIT es más amplia de lo que se cree, sin embargo, no tanto como yo desearía”. “Las limitaciones presupuestarias no nos dan ese margen”, ha añadido. 

“Hablar de salud, ciencia e innovación en España es hablar de un sector estratégico”, ha subrayado la secretaria de Estado. Carmen Vela ha destacado que el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) ocupa la tercera-cuarta posición en Europa y se sitúa siempre en el top 10 del mundo en materia de innovación. 

Por su parte, el director general de FIPSE, Alfonso Beltrán, ha indicado que “en España se hace buena ciencia” y ha destacado el valor de los programas de mentorización y de aliarse con “buenos socios como el MIT”. “FIPSE es un instrumento flexible que permite llevar a cabo estos proyectos innovadores”, ha añadido.

Julio Mayol, director de la Unidad de Innovación del Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos, y Norberto Malpica, profesor titular de la URJC (Universidad Rey Juan Carlos) de Madrid, han presentado el proyecto Mvision. Tal y como ha señalado Mayol, la innovación es convertir el conocimiento en valor. En su opinión, Mvision es un programa de innovación social. Julio Mayol ha subrayado que para hacer realidad la innovación “necesitamos un motor y esté tiene que ser la colaboración no la competición”. 

“El ecosistema de la innovación cada vez es más amplio”, ha recordado Norberto Malpica, quien ha concluido afirmando que la innovación biomédica tiene que basarse en una necesidad, una premisa que no siempre se tiene en cuenta.