El juez indicó que no habían condiciones que justificaran el abandono del tratamiento, según un comunicado del tribunal. A pesar de que el pronóstico sea extremadamente malo, existen algunos signos de mejoría, como movimientos reflejo de los párpados y de un brazo. Los padres lucharon durante meses contra la detención del tratamiento, según informa la agencia de noticias DPA.

El matrimonio publicó en Facebook vídeos de los movimientos de su hija y crearon una petición online para que no le quitaran el respirador, la cual obtuvo el apoyo de más de 135.000 personas. El tribunal le adjudicó un gran significado a la opinión de los padres en su decisión. Ana, como se llama la niña, sufre un tumor teratoide atípico de fosa posterior, extraño y muy agresivo, que le fue diagnosticado en agosto del año pasado.

En cuanto le diagnosticaron el tumor cerebral, Ana y sus padres se trasladaron a Madrid, y desde entonces, la pequeña ha permanecido ingresada en el Hospital 12 de Octubre, donde ha recibido un tratamiento de quimioterapia ventricular y radioterapia. La radioterapia no está indicada para menores de 3 años, y menos aún para menores de 18 meses.

Dadas las características del extraño tumor, un tratamiento solo de quimioterapia no es suficiente, ya que las posibilidades de supervivencia son del 5%, mientras que, si se combina con radioterapia, las probabilidades se incrementan al 20%. Además, debido a los efectos secundarios de la radioterapia, se pensó en un tratamiento de radioterapia con protones, menos agresivo, que no se realiza en España. Este método le fue aplicado en Francia, donde permanece ingresada.