La leche infantil de Lactalis ha enfermado con salmonela a decenas de bebés en 83 países. El suceso ya se conoce como "la crisis de la leche materna" y comenzó en Francia, donde la compañía tiene una de sus mayores fábricas de producción. El responsable de uno de los grupos lácteos más grandes del mundo, Emmanuel Besnier, ha dado su versión de este escándalo, que también ha forzado la intervención del Gobierno de Emmanuel Macron.

"Hay 83 países afectados que están bajo el mismo procedimiento de retirada de productos (que en Francia). Tenemos un gabinete de crisis tanto para el extranjero como para Francia", dijo Besnier, de 47 años. Sin embargo, el responsable del conglomerado familiar Lactalis, considerado el ejecutivo más enigmático de Francia, no detalló de qué países se trataba.

En Francia, la crisis de la leche infantil ha afectado a 35 menores de 6 meses, que contrajeron salmonelosis durante el pasado diciembre, aunque todos ellos evolucionaron favorablemente. La leche infantil en polvo de Lactalis, una de las más consumidas en el mundo, ha podido afectar a otros 2 bebés fuera de Francia, uno de ellos en España, cuya causa probable de su gastroenteritis fue la ingestión de este producto, y otro en Grecia, que aún falta confirmar.

"De acuerdo con el Ministerio de Sanidad francés, 35 bebés enfermaron por salmonela. No hay casos nuevos desde el 8 de diciembre. Besnier ha adelantado que se indemnizará a todas las familias afectadas. El presidente de la recién creada Asociación de Familias Víctimas de la Leche Contaminada, Quentin Guillemain, ha declarado al canal BFMTV que tiene "preguntas muy precisas" para el líder de Lactalis, al que acusó de opacidad y de mentir.

"Si piensa que con dinero va a comprar nuestro silencio, se equivoca", dijo Guillemain, quien demandó más explicaciones del fallo en cadena que provocó la crisis sanitaria. El supuesto foco de esta bacteria está en la fábrica situada en Craon, en el oeste de Francia y actualmente en paro técnico.