“Se está investigando lo ocurrido y, si se descubre que alguna muerte fue provocada por la negligencia de las autoridades del hospital, tomaremos las medidas más duras”, declaraba a la prensa el ministro de Sanidad, JP Nadda, sobre lo ocurrido en el Hospital Universitario Baba Raghav Das (BRD) de la ciudad de Gorakhpur.

La muerte de los 63 se ha registrado en apenas una semana. De acuerdo con los padres, están relacionadas con falta de suministros de oxígeno; una causa que ha negado el gobernador del estado, Yogi Adityanath. No obstante, medios locales hablan también de interrupción del suministro de oxígeno como causa de la muerte de varios niños.

Al parecer, la empresa que suministra cilindros de oxígeno al hospital dejó de hacerlo por falta de pago, lo cual dio lugar a un desabastecimiento que obligó a los padres a utilizar bolsas de respiración manual para ayudar a sus hijos, de acuerdo con dichas fuentes.

El responsable de Salud del estado, Sidharth Nath Singh, ha admitido la interrupción del suministro durante 2 horas, pero ha negado que este provocara fallecimientos. Según él, la muerte de los 63 niños estaría provocada por encefalitis u otras enfermedades.

Tal y como explicó, los meses de agosto de los últimos 3 años han muerto una media de entre 19 y 22 niños en el hospital universitario, el más grande de la ciudad. En la región hay cada año numerosos casos de encefalitis japonesa, una enfermedad tropical provocada por un virus que se da en la temporada de monzones, entre junio y septiembre.