El vicepresidente de la OMC y moderador de esta mesa, Tomás Cobo, ha recordado que “una de las banderas de la Organización Médica Colegial es la lucha contra la desigualdad. Trabajar al servicio de los más frágiles y vulnerables es nuestra razón de ser”. Por este motivo no puede existir una situación de desigualdad en el acceso a los fármacos. Desde la OMC promueven un acceso equilibrado al medicamento en la UE en el que no exista la supremacía de unos agentes sobre otros.

Cobo ha reconocido el valor y el “indudable papel” que juega la industria farmacéutica en relación a la investigación médica y la formación de los profesionales. No obstante, el vicepresidente de la OMC ha destacado que también “existen sombras” y ha puesto como ejemplo el abuso de las patentes.

El 85% de las patentes no son innovación

El papel de la OMC para garantizar un acceso equilibrado al medicamento en la UE ha sido “muy activo”, tal y como ha reconocido Soledad Cabezón, ponente del Informe sobre opciones de la UE sobre un acceso a los medicamentos, y eurodiputada del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo.

El alto precio, las dificultades en la accesibilidad y la disponibilidad, y el desabastecimiento son los principales problemas que existen en la actualidad en relación al acceso del medicamento, ha destacado la eurodiputada. “El medicamento se ha convertido en un bien de consumo más cuando no debería ser así”, ha denunciado.

Participantes en las diferentes mesas redondas de la IV Jornada Europea de la OMC.

En su opinión, la industria tiene un poder desequilibrado o desproporcionado con respecto al resto de organizaciones sanitarias. “El derecho de acceso debe primar sobre el derecho de propiedad intelectual o patentes”, ha afirmado. La industria farmacéutica ha promovido la investigación en diferentes áreas, pero no ha promovido el acceso a los medicamentos.

Más del 85% de las patentes, ha destacado Soledad Cabezón, no son innovación. La eurodiputada reconoce “un mal funcionamiento del sistema” que se manifiesta, por ejemplo, en el elevado precio de los medicamentos huérfanos; en la incapacidad de dirigir la financiación de la investigación hacia las necesidades reales o en el denominado “acceso rápido” a determinados medicamentos, un sistema que se ha convertido en un “atajo que trata de evitar los ensayos clínicos”.

Cabezón considera prioritario contar con un órgano común que vigile todas estas cuestiones en la UE. Asimismo, apuesta por el desarrollo de una nueva directiva de transparencia, un nuevo marco de medicamentos genéricos y de farmacovigilancia.

Los medicamentos cada vez son menos innovadores

Desde la Fundación Salud por Derecho, su directora Vanessa López, ha subrayado que entre sus objetivos está el de contribuir a reformar el sistema de acceso a la innovación. A su juicio, es necesario lograr un acceso equilibrado al medicamento en la UE. López considera que este es “un problema muy complejo y un reto muy importante para todos los países”.

Según ha explicado, “el sistema actual está roto”, caracterizado por el elevado precio de los medicamentos, una situación que pone en peligro la sostenibilidad del sistema sanitario, y en el cual se desarrollan solo fármacos rentables y cada vez menos innovadores. Las soluciones que propone la Fundación Salud por Derecho son:

  1. Impulsar la transparencia en todo el ciclo de innovación biomédica.
  2. Establecer modelos de innovación alternativos a las patentes.
  3. Acompañar estas medidas de inversión en I+D.

La Comisión Europea trabaja en la reforma de la prestación farmacéutica

La experta nacional de la Dirección General de Salud y Consumidores DG SANTE de la Comisión Europea, Ángela Blanco, ha lamentado que “las cosas son lentas en la UE”, pero ha destacado que “las decisiones son colegiadas y construir sobre la base de consensos es un proceso lento”. Blanco ha destacado que la dificultad está en cómo abordar los problemas, en cuya identificación sí que existe el consenso.

El proceso de gobernanza económica de la UE puede ser “una palanca útil para realizar reformas en sanidad y farmacia”, según esta experta. Blanco ha explicado que existe un informe que marca las líneas que ha de seguir la reforma para la prestación farmacéutica y que establece medidas como:

  1. Promover la transparencia en la toma de decisiones de financiación pública.
  2. Mejorar el uso de la evaluación de tecnología sanitaria.
  3. Análisis del coste-efectividad e impacto presupuestario.
  4. Las decisiones de financiación pública de medicamentos deben ser revisables.
  5. Promover la disponibilidad de medicamentos de bajo coste (genéricos y biosimilares).

El sistema de patentes: un modelo pervertido

El expresidente de la OMC y presidente de la Asociación “Por un acceso justo al medicamento”, Juan José Rodríguez Sendín, ha señalado al blindaje del sistema de patentes como una de las dificultades para un acceso equilibrado al medicamento en la UE. Rodríguez Sendín considera que este modelo se ha pervertido y ha provocado “el sometimiento de los gobiernos a monopolios internacionales que permiten acuerdos secretos para financiar un determinado medicamento”. Según Rodríguez Sendín, “el 75% de los nuevos fármacos aumentan sus precios sin mejorar sus efectos”.

Por último, Pedro Luis Sánchez, director del Departamento de Estudios de Farmaindustria, ha defendido que las “patentes no son un cuento de terror, sino un ejemplo de éxito”. El 73% del aumento de la esperanza de vida, ha detallado, se debe a nuevos medicamentos. En términos de eficiencia, los medicamentos ahorran costes por paciente: alargan la vida, contribuyen al crecimiento y la sostenibilidad económica de las naciones, ha argumentado.

El directivo de Farmaindustria ha recalcado que “por cada caño que aumenta la esperanza de vida, sube un 4% el PIB de un país. Asimismo, ha subrayado la importancia de la inversión que realiza la industria farmacéutica en investigación y ha indicado que solo 3 de cada 10 fármacos recupera la inversión realizada en su desarrollo. Sánchez ha concluido que el gran reto es contribuir a la sostenibilidad maximizando las posibilidades de acceso de los pacientes.