La cobertura de vacunación en Italia ha descendido ligeramente, según ha alertado la OMS (Organización Mundial de la Salud). Tal y como recoge la agencia Xinhua, la cobertura de vacunación en Italia entre los niños pequeños se sitúa por debajo del 95% recomendado por la OMS a pesar del avance de la inmunización que llevó a fijar 10 vacunas como obligatorias para los niños en edad escolar.

La cobertura de vacunación en Italia en el caso de la polio se incrementó un 1,21% en los niños de 24 meses en 2017, señala la agencia. 11 de las 21 áreas italianas registraron tasas superiores al 95%. No obstante, el Ministerio de Salud ha destacado que en determinadas áreas la cobertura se mantiene en niveles bajos debido al rechazo a las vacunas.

Según indica Xinhua, la polio fue usada como referencia para medir el cumplimiento con la vacuna hexavalente que incluye la vacuna contra tétanos, difteria, hepatitis B, tos ferina y el Haemophilus influenzae tipo B. La vacuna hexavalente es una de las obligatorias. Esta medida se impuso como consecuencia de la “preocupante” tendencia a la baja en la inmunización registrada por las autoridades sanitarias.

El informe del Ministerio de Salud reconoce que ha habido una mejoría en la cobertura de vacunación en Italia para vacunas como la del sarampión. La tasa de cobertura de la primera dosis de esta vacuna ha aumentado un 4,42% en 2017. La inmunización contra esta enfermedad contagiosa se mantuvo en el 92% a nivel nacional, muy por debajo del 95% recomendado por la OMS, reitera el ministerio.

La exministra de Salud, Beatrice Lorenzin, ha señalado que “los datos son alentadores, pero esperamos una mejoría aun mayor en el 2018”. La exministra ha reconocido que aun existe rechazo a las vacunas en determinadas áreas, sobre todo en relación con el sarampión. De hecho, ha recordado que Italia registró 4.991 casos en 2017 y 4 muertes, 3 de ellas en niños de menos de 10 años.

Según las cifras del INS (Instituto Nacional de Salud), el 87% de los afectados no se había vacunado y el 7,2% solo habían tomado la primera dosis. El brote de Italia fue el segundo más grande de Europa después de Rumania (5.562 casos) y antes de Ucrania (4.767). En un periodo de 12 meses Italia registró, además, 65 casos de rubeola.