“Nos enfrentamos a problemas a largo plazo. Estamos tratando las complicaciones neurológicas en niños y en adultos. Problemas también en cuanto a planificación familiar. Nos enfrentamos a problemas de salud reproductiva y tenemos que gestionar una gran agenda de investigación a largo plazo. Una agenda que se prolongará durante muchos años”, señala Peter Salama, director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud.

Actualmente, hay 2 vacunas en fase de desarrollo 1, una creada por una empresa coreana y otra producida por un organismo público de Estados Unidos, y varias más cuyo progreso va más lento. El virus lo transmite el mosquito Aedes Aegypti, también transmisor del dengue o la fiebre amarilla. Asociado al zika están también los casos de bebés con microcefalia.

El virus del Zika ha sido un problema global desde los primeros casos registrados en febrero de 2015 en Brasil, donde las autoridades comenzaron a investigar un extraño brote de erupciones en la piel que afectaba a 6 estados de la región noroeste del país. En cuestión de meses 20 países de Latinoamérica informaron de brotes de zika dentro de sus fronteras, además de otros casos aparecidos en varios países de África, Estado Unidos y Europa.