El informe cuenta con una serie de indicadores de mortalidad, enfermedad y sistemas sanitarios, y su objetivo es proporcionar información sobre las fortalezas y amenazas de la salud de la población mundial. El informe de la OMS revela que han mejorado 2 puntos principales:

  1. La recopilación de estadísticas vitales.
  2. La precisión de los informes sobre las causas de muerte por países.

La organización señala que de los 56 millones de muertes que tuvieron lugar en 2015, se descubrió con exactitud la causa de 27 millones. Una década antes, en 2005, solo un tercio de las defunciones tenían un motivo reconocido.

Varios países han hecho avances significativos en el fortalecimiento de estos datos, entre ellos China, Turquía e Irán, donde ahora el 90% de las muertes se registra con información detallada, en comparación con el 5% en 1999. España registra, como la mayoría de los países europeos, el 100% de sus fallecimientos.

La información sobre las defunciones tiene como objetivo la planificación de medidas para mejorar la salud y la evaluación de las políticas sanitarias. "Si los países no saben qué hace que las personas se enfermen y mueran, es mucho más difícil saber qué hacer al respecto", ha explicado Marie-Paule Kieny, subdirectora general de la OMS en Sistemas de Salud e Innovación.

El informe incluye también nuevos datos sobre los avances hacia la cobertura universal de la salud. En el tratamiento del VIH y uso de mosquiteras para prevenir la malaria ha aumentado enormemente desde el año 2000. “También se han observado mejoras constantes en el acceso a la atención prenatal y del saneamiento”, comenta la experta.