La ONU ha restringido el acceso a 6 opioides para luchar contra el problema de abuso que existe en Estados Unidos. Según informa la DPA, la Comisión de Estupefacientes de este organismo internacional ha impuesto restricciones en el acceso a 6 opioides, entre los que se encuentra el carfentanil, una sustancia 10.000 veces más potente que la morfina.

Según detallan desde la ONU, la prescripción excesiva de estos fármacos ha creado una crisis de adicción sin precedentes en los Estados Unidos. Por este motivo, Naciones Unidas trata de controlar las sustancias “más prevalentes, más persistentes y más dañinas”. Las cifras que maneja la ONU indican que, en 2016, murieron 42.000 personas por el abuso de carfentanil y heroína.

La restricción en el acceso a los 6 opioides impuesta por la ONU obliga a los países a tomar medidas y a notificar a las Naciones Unidas toda la producción, las existencias y el consumo legales. Asimismo, se establecerán licencias especiales para el comercio transfronterizo. De esta forma, explica la ONU, se interceptará el tráfico de estas sustancias.

No obstante, la ONU reconoce que los laboratorios pueden saltarse la restricción en el acceso a los 6 opioides propuestos, puesto que pueden ofrecer estas sustancias con fórmulas ligeramente diferentes de las que están bajo el control de Naciones Unidas.