En España, se dan unas 30.000 muertes súbitas por parada cardiaca cada año, según ha recordado el doctor Carlos Macaya, presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), en la presentación de la campaña Late Madrid, que pretende conseguir que la ciudadanía sepa cómo actuar ante una parada cardiorrespiratoria. La iniciativa está impulsada por la citada organización y la Fundación Philips en colaboración con SAMUR-Protección Civil.

“La muerte súbita es una de las causas y formas de morir más frecuentes en el mundo”, ha señalado Macaya, de acuerdo con el cual muchas de las personas que sufren una parada cardiaca repentina podrían salvarse si se reacciona a tiempo. Los primeros minutos, ha destacado, son clave para evitar daños cerebrales y la muerte definitiva, de ahí que sea fundamental la colaboración ciudadana.

“No hay un médico en todas partes”, ha apuntado el doctor, quien ha explicado que Late Madrid pretende formar a los ciudadanos para que sepan identificar una parada cardiaca, realizar técnicas de recuperación y utilizar un desfibrilador mientras llegan los servicios de emergencia hasta el lugar del suceso. “Entre un 8 y un 10% de la ciudadanía dice conocer las técnicas de resucitación; hay que aumentar ese porcentaje”, ha destacado el presidente de FEC.

Perder el miedo

“La identificación cuesta, pero los operadores de emergencias están muy entrenados para ir guiando a los testigos de la parada y hacer que se sientan apoyados en todo momento”, ha destacado, por su parte, Beatriz Rodríguez Esplandiu, adjunta al Departamento de Operaciones de SAMUR-Protección Civil, que ha insistido en que “hay que perder el miedo”. “Una persona en parada cardiaca ya está muerta; no es posible hacerle más daño”, ha subrayado la doctora, que ha invitado a la ciudadanía a dejar de lado las reticencias y llevar a cabo las maniobras de resucitación.

Unas maniobras que personal de SAMUR-Protección Civil ha explicado durante este martes en la plaza Felipe II de Madrid, la primera parada de esta campaña, que cuenta con un autobús donde se ofrece información y formación sobre muerte súbita, salud cardiovascular y cómo actuar ante un paro cardiaco. Después de pasar por la capital, el autobús de la campaña visitará distintos municipios de la comunidad autónoma, que desde el pasado septiembre cuenta con una normativa que obliga a instalar desfibriladores en espacios públicos.

“Esta es una iniciativa inclusiva y no puntual”, ha apuntado la coordinadora de Proyectos de Fundación Philips para España, Ángeles Barrios, que ha afirmado que la idea es expandir a otras comunidades esta campaña, que apadrina el corredor Chema Martínez. “La gente no sabe qué hacer ante una parada cardiorrespiratoria”, ha lamentado el deportista, que ha recordado que “10 minutos pueden hacer que esa persona pueda sobrevivir”.

“El cerebro es muy vulnerable”, ha aclarado al respecto Macaya, según el cual en España se dan en torno a 110-120 paradas al año en deportistas. “A veces, es una primera manifestación de un problema”, ha explicado el médico, quien ha apuntado la importancia de realizar reconocimientos previos a la práctica deportiva. “Como dice el lema de esta campaña, si un corazón se para, debemos mover el nuestro y actuar cuanto antes”, ha señalado Martínez, que ha aprovechado para recordar que dentro de la iniciativa se ha abierto una cuenta solidaria en Instagram.