Píldora prexposición al VIH

La píldora preexposición al VIH, un compromiso del Gobierno socialista, ahora en funciones, no acaba de hacerse realidad. Este tratamiento es una promesa de constante de los responsables de Sanidad que todavía no han aprobado su terapia. A pesar de las constantes reivindicaciones de los colectivos afectados, profesionales y científicos, no llega a España.

La profilaxis preexposición (PrEP) consiste en un tratamiento para prevenir el VIH en aquellas personas que tienen un alto riesgo de contraer el virus. Se trata de una combinación de 2 fármacos en una sola pastilla. El tratamiento solo debe administrarse una vez al día y está avalado por diferentes estudios que demuestran una reducción de las infecciones del 90%.

Píldora preexposición al VIH en Europa

En el continente europeo, esta píldora está aprobada desde 2016. Países como Francia, Portugal, Noruega, Bélgica y Luxemburgo la ofrecen a sus ciudadanos de manera gratuita. Mientras que en otros países como Reino Unido se suministra previo pago. Su autorización en España ha sido una prioridad para el gobierno como ha manifestado en diversas ocasiones la secretaria del Plan Nacional sobre el Sida, Julia del Amo.

Sin embargo, a pesar de estar anunciado, en ningún momento se ha especificado una fecha concreta para su implementación. María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad en funciones, aseguró en mayo que estaban estudiando las condiciones concretas de la PrEP con las comunidades autónomas. Las últimas informaciones que salen del ministerio señalan que el asunto está siendo estudiado en la Comisión Interministerial de Precios.

“El gobierno ha hecho un esfuerzo por moverlo, pero el fármaco tiene que cumplir una serie de requisitos antes de ser aprobado y financiado. Esos pasos se están dando un poco lentos”, asegura el doctor López de la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital Gregorio Marañón.

Las voces más críticas con el ministerio apuntan que las reticencias son “absurdas” puesto que estamos hablando de un medicamento genérico. Es decir, que no supondría un gran desembolso para las autonomías. El doctor López se escuda en los estudios pues en Francia por cada 17 personas tratadas se evita una infección. Además, teniendo en cuenta que un tratamiento antirretroviral de por vida para una persona infectada supone 5000 euro al año, “es claramente coste-efectivo”.