La huelga indefinida de la sanidad privada madrileña se ha programado para el 27 de noviembre, según informan los sindicatos CC. OO., UGT y SATSE-Madrid. Los sindicalistas anuncian la fecha del paro laboral “tras no alcanzar un acuerdo con la patronal para mejorar las condiciones de los trabajadores en la negociación del convenio colectivo”. La decisión se ha tomado después de que se celebrara un acto de mediación “que ha sido inútil porque la patronal ha puesto encima de la mesa medidas inaceptables”, indican los trabajadores.

Algunas de estas medidas que han sido denunciadas por los sindicalistas son la extensión hasta 2020 de la congelación salarial, que se inició hace 5 años, según explica Miguel Ángel Sierra, portavoz de UGT Madrid, a la agencia EFE. Los más de 18.000 trabajadores de la sanidad privada madrileña están llamados a la huelga, que afectará a los centros estrictamente privados (grupos Quirónsalud, Sanitas, Adeslas, Vithas) y a los concertados con la red pública Beata María Ana, como la Fundación Instituto San José, Benito Menni o San Francisco de Asís.

También se verán afectados por la huelga los centros adscritos a la red pública madrileña de hospitales con gestión privada, como son el Hospital Infanta Elena de Valdemoro, el Hospital General de Villalba, el Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles y el Hospital de Torrejón.

"Hasta el último día de la huelga hay posibilidad de que la patronal llame, si es que quiere negociar algo", ha subrayado Sierra. La Asociación de Clínicas Privadas de la Comunidad de Madrid no ha mostrado "voluntad de negociación" y busca "eliminar las barreras de jornada" para que los empleados sean "esclavos de la empresa" y trabajen, "hoy 2 horas y mañana, 17", ha recalcado el responsable de sanidad privada de UGT.

Según Sierra, los representantes de los trabajadores se sentaron a negociar en 2016 el convenio colectivo, ya que desde 2012 "se mantienen las condiciones" de los empleados. Desde hace 2 años los sindicatos solicitan mejoras salariales y de conciliación laboral y familiar de los trabajadores, como disponer de un permiso retribuido "para acudir a urgencias o a un especialista con sus hijos" o más facilidades para solicitar excedencias.