El nuevo plan sigue las pautas marcadas por la anterior legislación aprobada en 2012 y que ha estado vigente hasta julio de 2015. Bajo la nueva legislación, se ha configurado un comité científico para gestionar todas estas actividades de control, y que cuenta con la autoridad para llevar a cabo investigaciones que relacionadas con la seguridad en medicinas.

Según señalan las autoridades europeas, este comité detectará problemas de seguridad para la salud en los medicamentos de forma más rápida al tratarse de expertos, y podrán informar, aconsejar y prevenir a los ciudadanos de forma directa e independiente.

Dentro de los cambios que se van a llevar a cabo con el reforzamiento de los controles destaca:

  1. El plan de dirección de riesgos, que identificará los posibles riesgos de los fármacos para estudiar la minimización de estos.
  2. La mejora del sistema para recoger informes de pacientes sobre efectos secundarios experimentados tras haber sido medicados.
  3. La actualización de los signos de seguridad para aplicar a fármacos.
  4. La actualización periódica de informes acerca de seguridad y calidad de medicamentos.
  5. La creación de base de datos de casos de mala calidad en medicamentos.

Según explican las autoridades europeas en el informe de la nueva legislación para el control de fármacos, con este comité pretenden contar con una nueva guía que va a estar centrada en los errores de medicación, efectos secundarios e intoxicaciones, ya que este tipo de casos aumentaron en la Unión Europea de 4.500 en 2012 a 7.000 en 2014. Los expertos también aclaran que puede que parte de este aumento se deba a que desde 2012 se ha reforzado poco a poco los controles, lo que ha detectado cada vez más casos.