Lactalis ha sido registrado por la policía francesa como consecuencia de los cientos de bebés intoxicados por la leche en polvo producida por la compañía. Según informa en gobierno francés, decenas de gendarmes han participado en el registro judicial de la sede de la compañía en Laval (oeste de Francia) y en plantas de Lactalis. La leche ha producido docenas de intoxicaciones por salmonelosis en bebés de 83 países.

Una portavoz de Lactalis ha confirmado que la operación judicial se ha desarrollado sin ningún problema y que la compañía ha colaborado con la justicia. Según la emisora France Info, 5 instalaciones de Lactalis (incluida la sede de la empresa para Europa en Choisy le Roi, en la región de París) han sido objeto de estos registros, dirigidos por investigadores de la Gendarmería de Angers y de la Oficina Central de Lucha contra las Infracciones al Medio Ambiente y a la Salud.

Los magistrados instructores actúan en el marco del procedimiento judicial abierto a finales de diciembre que acusan a Lactalis engaño agravado por el peligro para la salud humana y por incumplir el procedimiento de retirada de productos. Uno de los objetivos es determinar quién estaba al corriente de la contaminación que se produjo en la factoría incriminada y desde cuándo.

A comienzos de diciembre, las autoridades sanitarias francesas establecieron el vínculo entre un brote de salmonela entre bebés, que se había constatado desde agosto, y la leche en polvo infantil fabricada en Craon. Eso dio lugar a 3 retiradas sucesivas de lotes de productos que habían salido de esa factoría durante ese mes. Sin embargo, más tarde, se supo que leche y papillas de esos lotes, teóricamente retirados, continuaban a la venta en supermercados o farmacias y se habían repartido en guarderías y hospitales.

De acuerdo con las autoridades sanitarias, al menos 35 bebés enfermaron de salmonelosis en Francia a causa de esa contaminación durante los últimos meses de 2017, y otro en España. Lactalis afirma no haber podido determinar con precisión el origen de esa contaminación, aunque reconoce que el pasado verano ya había detectado la presencia de salmonela en sus instalaciones de Craon.

El Gobierno francés, que ha exigido a Lactalis que recupere y destruya la totalidad de los productos fabricados en Craon, 12 millones de botes de leche en polvo y cereales para bebés, según la portavoz de la compañía. En España, el único caso detectado fue el de un bebé atendido en el hospital vizcaíno de Cruces, en Barakaldo. El pequeño presentaba un cuadro clínico que se "resolvió satisfactoriamente" y fue dado de alta.