Las agresiones a médicos han alcanzado en España el 4% con 515 casos, según informan desde el Observatorio Nacional de Agresiones a Médicos de la Organización Médica Colegial (OMC). Representantes de la OMC explicaron, con motivo del Día Nacional contra las Agresiones Sanitarias, que este era el tercer año en el que las agresiones a médicos habían aumentado de forma considerable.

Según informan desde la agencia EFE, un 12% de las agresiones a médicos terminó en lesiones. Un 49% eran físicas, un 51%, psíquicas y en un 12% supuso una baja laboral, una cifra menor al 16% del año 2016. Los insultos estuvieron presentes en un 32% de las ocasiones y las amenazas en un 56%.

Serafín Romero, actual presiente de la OMC, comentó que los insultos y las lesiones habían disminuido por la creación de la figura del interlocutor policial nacional sanitario, puesta en marcha por el Ministerio del Interior. Ante el aumento de las amenazas, Romero consideró que no debían tolerarse bajo ningún concepto.

En cuanto al sector médico, un 87% de las agresiones se produjeron en la sanidad pública frente a un 13% en la sanidad privada, lo que está justificado por el mayor número de consultas atendidas desde el Sistema Nacional de Salud (370 millones al año). En un 59% de los casos, los agresores son pacientes y un 41%, acompañantes.

Estas agresiones implicaron 59 sentencias, 49 condenatorias, 8 absolutorias y 4 acuerdos: la pena de prisión se impuso en 19 de los casos, en 13 hubo privación de derechos, prohibiciones e inhabilitaciones, y en 43 casos se multó a los agresores. La mayoría de las agresiones a médicos se llevó a cabo en Medicina Familiar seguida de la hospitalaria.

Andalucía, Cataluña y Madrid son las comunidades autónomas con más número de agresiones a médicos, pero hay que señalar que la incidencia más alta por mil colegiados fue en Extremadura, Cantabria y Andalucía.

Agresiones… por qué

En el 40% de los casos hay discrepancias con la atención médica que llevan a la agresión al médico. Un 1% de las veces es por la demora en ser atendido, un 12% por no recetar lo que propone el paciente, un 15% por no estar de acuerdo en algo, un 10% porque los informes no están a gusto del paciente, un 6% está relacionado con la incapacidad laboral, el 7% por el mal funcionamiento de centro y el 15% por diversas causas distintas a las mencionadas.

Juan Alberto Becerra, coordinador del Observatorio, y Serafín Romero consideran que, muchas veces, las agresiones a médicos son por la masificación en urgencias, el aumento de las listas de espera, la precariedad laboral del profesional o la falta de igualdad en cuanto a atención sanitaria se refiere.

Desde la OMC están formando a los médicos para que consigan habilidades comunicacionales que prevengan las agresiones en sus puestos de trabajo. Con la figura del interlocutor policial se está trabajando para establecer medidas preventivas y se imparten cursos de contención física y comunicación no verbal para minimizar las agresiones al médico lo máximo posible.