Según ha reconocido la propia ministra, “esta problemática ha cobrado ya la vida de 25 ecuatorianos y requiere la atención urgente de toda la ciudadanía y de las autoridades de control”.

Las primeras muertes se registraron en la capital ecuatoriana cuando las autoridades sanitarias recibieron una alerta de casos sospechosos de intoxicación por alcohol metílico. Estos sucesos llevaron a la Policía y a la Fiscalía a emprender operativos de control de expendio de alcohol adulterado para evitar más muertes, informa la DPA.

Desde el ministerio han mostrado preocupación por la posibilidad de que la ciudadanía siga expuesta e ingiriendo el producto adulterado y contaminado con alcohol metílico. Ante esta situación, Salud ha decidido extremar las medidas de control y acciones de vigilancia. Asimismo, ha apelado a la corresponsabilidad ciudadana.

En la investigación abierta con motivo de la intoxicación por alcohol metílico el Ministerio de Interior ha inspeccionado más de 1.901 locales comerciales, de los cuales, 24 han sido clausurados, y se ha decomisado 4.720 litros de alcohol que no tenían permisos sanitarios.

Además, existen 2 personas procesadas por haber proporcionado el licor que causó algunas de las muertes. La Fiscalía ecuatoriana los acusó de los delitos de homicidio culposo y contaminación de sustancias destinadas al consumo humano.