El MINSA pondrá en marcha 281 nuevos centros de salud mental comunitaria en Perú, según asegura el ministerio en una nota de prensa. El nuevo plan nacional de salud mental del Ministerio de Salud (MINSA) prevé reforzar de esta forma el estado de salud mental de la población.

La puesta en marcha de los centros de salud mental comunitaria en Perú forma parte del Plan Nacional de Fortalecimiento de Servicios de Salud Mental Comunitaria 2018-2021. Tal y como detalla el MINSA, el objetivo de dicho plan es implementar este y en los siguientes años 250 nuevos establecimientos. El MINSA dispone, para la puesta en marcha de este plan, de un presupuesto de 211.314.069 soles.

Los centros de salud mental comunitarios en Perú se encargan de prestar servicios de promoción, prevención, tratamiento, rehabilitación psicosocial y recuperación de la salud mental. En total, desde el 2015, funcionan un total de 31 establecimientos de este tipo, detalla el MINSA (10 en Lima Metropolitana, 6 en Arequipa, 5 en La Libertad, 2 en Moquegua, 3 en Piura, 2 en Ayacucho, 1 en Callao y 1 en Lambayeque).

El director de Salud Mental del MINSA, Yuri Cutipé, ha explicado que el plan garantiza el acceso a los servicios de salud mental de las personas que cuentan con Seguro Integral de Salud (SIS) y ningún tipo de seguro de salud. El objetivo es que estos centros de salud mental comunitaria en Perú beneficien a las personas de todas las edades que sufren problemas de salud mental. Está previsto que estos centros funcionen en zonas de mayor vulnerabilidad y muy baja accesibilidad a los servicios de salud mental.

Los centros de salud mental comunitaria en Perú darán servicios especializados de tipo ambulatorio y permanecerán abiertos 12 horas. La atención que prestan se dirige a niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos. El MINSA se ha propuesto que cada centro realice un promedio de 26.000 atenciones interdisciplinarias cada año.

“El modelo de atención de salud mental comunitaria está centrado en las personas, familia y comunidad, y aborda los determinantes sociales y los síntomas desde la perspectiva de la recuperación total con la participación de equipos conformados por psiquiatra, psicólogo, enfermeras, trabajadora social, terapeuta ocupacional, entre otros”, ha concluido Yuri Cutipé.