La enfermedad renal crónica aumenta cada año en Cuba, según ha informado el presidente de la Sociedad Cubana de Nefrología, Jorge Pérez Oliva, durante el IX Congreso Nacional de Nefrología celebrado en Sancti Spítitus. En sus declaraciones, recogidas por la agencia de noticias Xinhua, Oliva ha alertado de un incremento de pacientes en Atención Primaria, y también en los servicios de diálisis y trasplante renal.

Según los datos ofrecidos durante el congreso, el número medio de pacientes con enfermedad renal crónica en hemodiálisis ha aumentado un 4% entre 2002 y 2017; elevándose de 120 personas a 295 por cada millón de habitantes. En Cuba, estos pacientes cuentan con 56 servicios de nefrología, hemodiálisis y diálisis peritoneal.

“Las transformaciones demográficas y epidemiológicas en el siglo XXI han llevado a un gran aumento en la prevalencia e incidencia de las enfermedades crónicas no transmisibles, incluida la enfermedad renal crónica”, explicó Oliva en el congreso, al que asistieron de 300 especialistas de Cuba y el extranjero. Durante el encuentro, el experto también abordó los males que contribuyen a la progresión del daño renal:

  1. Obesidad.
  2. Tabaquismo.
  3. Dislipidemias.
  4. Diabetes mellitus.
  5. Hipertensión arterial.
  6. Toxinas ambientales.
  7. Medicamentos nefrotóxicos.
  8. Enfermedades cardiovasculares.
  9. Enfermedades cerebrovasculares.