Ante esta situación, el Ministerio de Salud ha anunciado que impulsará nuevas medidas para agilizar el diagnóstico de esta enfermedad. Según las cifras que maneja este organismo, entre 2010 y junio de este año hubo 227.663 casos de sífilis, lo que supone una tasa de 42,7 por cada 100.000 habitantes. La incidencia es mayor entre los hombres, añade el ministerio.

Según el Gobierno, entre enero de 2005 y junio de 2016 hubo 169.546 fetos con la enfermedad, de los cuales 15.247 fueron detectados este año. En los fetos, la sífilis puede provocar un parto prematuro en las mujeres embarazadas. Entre 1998 y junio de 2016, los casos de sífilis congénita, en menores de un año llegaron a los 142.961, lo que implica una tasa de 6,5 por cada 1.000 nacidos vivos.

El Ministerio de Salud implementará nuevas medidas para ampliar la cobertura para un diagnóstico precoz y evitar así que la enfermedad sea transmitida a recién nacidos y fetos. Las autoridades sanitarias brasileñas pondrán en marcha 8 millones de pruebas de detección rápida y acciones para estimular la realización de exámenes para aquellas mujeres embarazadas que se encuentren en los primeros 3 meses de gestación.