Bancos de leche materna

Los bancos de leche materna salvan vidas en Ecuador. De hecho, según la agencia Xinhua, estos bancos de leche materna cada vez despiertan más el interés de madres donantes y de aquellas que buscan garantizar el alimento a sus bebés prematuros y de bajo peso al nacer. De hecho, según informan las autoridades sanitarias, actualmente existen 9 bancos de leche en el país sudamericano, donde se promueve la lactancia materna, con el propósito de solucionar los problemas ligados a la baja producción, mastitis, entre otras enfermedades relacionadas con la no producción de leche en madres.

Estos centros se garantiza la extracción, recolección, pasteurización y distribución de leche a niños que por diversas razones no tienen acceso a ella. En este sentido, se incluyen a aquellos con patologías del tracto gastrointestinal, los recién nacidos de madres con virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) positivo, hepatitis B y C, citomegalovirus y tuberculosis, así como los nacidos que son portadores de deficiencias inmunológicas.

Bebés saludables

Cecilia Riofrío, nutricionista del hospital Luz Elena Arismendi de Quito, reconoce que cada mes atienden a cerca de 500 madres. “El propósito es fomentar la lactancia materna que tiene varios beneficios”, asegura. Además, incide en que la leche materna tiene características nutricionales que garantizan que los bebés sean adultos saludables. A su juicio, se ha comprobado que evita enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, diabetes o hipertensión. Al mismo tiempo, contribuye al desarrollo de los neonatos de bajo peso con riesgo de patología digestiva o intestinal, déficit inmunitario o una salud precaria.

“Pueden salvar la vida de muchos de nuestros bebés que son prematuros, porque sus mamás no tienen mucha producción, tarda la leche en bajar y al no estar con el bebé todo el tiempo, no tienen ese estímulo constante”, afirma Riofrío.

Asimismo, Riofrío señala que son varios procesos los que inician en el lactario. Las mamás se extraen la leche para alimentar a sus hijos y el excedente se somete a un proceso de pasterización que dura entre 4 y 5 horas. La leche sobrante se coloca en un frasco estéril, pasa a un centro de mezclas y luego al congelador, explica Riofrío.

Proceso de lactancia

El Ministerio de Salud de Ecuador destaca que el 40% de los recién nacidos se alimentan exclusivamente de leche materna. Para 2021, esperan incrementarlo al 60%. No obstante, para ser donante, las madres deben confirmar su estado de salud con exámenes médicos y de laboratorio normales.

De hecho, la nutricionista del hospital Luz Elena Arismendi reconoce que para donar se tiene que haber pasado el periodo de lactancia, que estén amamantando durante 6 meses exclusivamente a su bebé. Asimismo, cada mamá tiene la capacidad de seguir produciendo leche para alimentar a otro neonato, además del suyo. “Pueden salvar la vida de muchos de nuestros bebés que son prematuros, porque sus mamás no tienen mucha producción, tarda la leche en bajar y al no estar con el bebé todo el tiempo, no tienen ese estímulo constante”, afirma Riofrío.

Beneficios

Por otro lado, Gisela Torres, de 23 años y madre de un bebé prematuro, incide en que el banco de leche es una alternativa positiva para aquellas mujeres que como ella tienen baja producción de leche. “Que haya un Banco de Leche nos ayuda a estimular, ya que no podemos tener al bebé con nosotros. Las máquinas nos ayudan haciendo la labor que deberían hacer nuestros hijos”. Gisela Torres tiene internado a su bebé en el hospital Luz Elena Arismendi. “Es un beneficio para nuestros niños, ya que la leche no abastece a todos los niños prematuros ingresados en el centro”.

“Es un beneficio para nuestros niños, ya que la leche no abastece a todos los niños prematuros ingresados en el centro”.

En Ecuador existen más de una docena de instituciones certificadas por el Ministerio de Salud que fomentan la lactancia materna. Para ello, han adecuado espacios para la extracción y conservación de leche durante las horas laborables. En 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acreditó a los bancos de leche humana como una de las estrategias sanitarias para proteger el amamantamiento y reducir la mortalidad infantil.