El objetivo del gobierno con la puesta en marcha de la agencia estatal de medicamentos de Bolivia es evitar abusos en el ámbito de los medicamentos, “especialmente entre los más pobres, porque es un atentado contra la salud”, ha destacado Campero. Tal y como ha explicado la titular de Salud, “la agencia se encargará de verificar la calidad del medicamento, generar registros sanitarios e inspeccionar a las empresas que importan medicamentos”.

“En el marco de la regulación tiene que verificar la calidad del medicamento, debe llevar a cabo la regulación de precios en el mercado, verificar la seguridad, la eficacia y la eficiencia de los fármacos dentro del territorio nacional”, ha subrayado la ministra. Según los datos de la Asociación Latinoamericana de Industrias Farmacéuticas, el precio promedio de los medicamentos en Bolivia es de 8,28 dólares, superior al de América Latina que se sitúa en los 7,62 dólares.

Tras Venezuela, República Dominicana, y México, Bolivia es el cuarto país de la región con el precio más alto. El Ministerio de Salud ya tomó medidas con respecto a los precios en noviembre de 2014 cuando reguló el precio máximo para al menos 60 medicamentos esenciales que se comercializan en las farmacias.

El Ministerio de Salud prevé realizar los trámites necesarios para consolidad la agencia, capacitar al personal y definir la logística antes de que finalice el año. “Es un reto seguir trabajando y garantizar que el derecho de los pacientes, de los usuarios, se vea beneficiado con esta agencia”, ha destacado.

Además de establecer los precios y velar por la calidad de los medicamentos, la agencia estatal de medicamentos de Bolivia regulará la publicidad y las promociones de los mismos. Asimismo, evaluará la manipulación en los laboratorios nacionales y realizará la verificación de las empresas importadoras de medicamentos.