Boliva y Argentina firman un convenio de salud mediante el cual los argentinos recibirán el mismo tratamiento sanitario gratuito que los bolivianos tienen en Argentina. Este pacto, firmado a finales del pasado mes de febrero, lima las asperezas surgidas en torno a este polémico asunto, según informa la agencia alemana de noticias DPA.

"Anunciamos que se hará una adecuación de nuestra norma interna para otorgar atención en reciprocidad para que ciudadanos argentinos gocen de los mismos derechos que los bolivianos en nuestro territorio", dijo Fernando Huanacuni, canciller de Bolivia.

Tanto Huanacuni como Jorge Faurie, canciller argentino, dijeron que este acuerdo reducía las tensiones entre los gobiernos de Bolivia y Argentina, al igual que afirmaba la existencia de un buen nivel de dialogo en las relaciones de ambos países. Evo Morales, por su parte, señaló las buenas relaciones con Argentina.

Mismos derechos sanitarios

Morales recordó la existencia de convenios para que 3 hospitales bolivianos, Santa Cruz de la Sierra, La Paz y El Alto, centrados en el tratamiento del cáncer usaran la tecnología argentina por valor de 149 millones de dólares. En cuanto a la reciprocidad en la atención sanitaria, quiso dejar claro que los argentinos residentes en Bolivia tenían el derecho a recibir los mismos tratamientos que los bolivianos residentes en Argentina.

La iniciativa de cobrar por la atención médica a los extranjeros no residentes en Argentina surgió en el estado de Jujuy, en cuya provincia, entre el 5 y 7% de los pacientes de la sanidad pública procedía de países colindantes, según se recogió tras realizar una auditoría llevada a cabo en esta provincia.

Argentina mostró su descontento cuando supo que Bolivia había rechazado un pedido de su embajada en la capital boliviana para crear un sistema basado en la reciprocidad de argentinos en Bolivia, como contraprestación al sistema gratuito que Argentina otorga a los extranjeros que están de paso.

Marcos Peña, jefe de Gabinete, aseguró que analizaría la situación, y Luis Petri, diputado de Cambiemos (coalición de centroderecha gobernante) presentó un proyecto de ley que impulsaría los convenios de colaboración mutua en materia de salud y educación en países vecinos.

"No ha habido ninguna controversia entre el presidente (Mauricio) Macri y el presidente (Evo) Morales. Tenemos un buen nivel de diálogo", declaró el canciller argentino a radio Mitre en la capital argentina.

Faurie quiso dejar claro que estaban ante extranjeros que “como golondrinas llegan y utilizan nuestro sistema de salud, sea para un parto o un tratamiento por el cáncer". Después, puntualizó que el sistema de sanidad pública argentina asiste, sin coste alguno, a todos los que necesitan atención médica independientemente del lugar de residencia.

Los bolivianos son la segunda comunidad más extendida en Argentina después de los paraguayos. La DPA recuerda que el Gobierno de Macri ya reguló a los extranjeros en este país con un Decreto de Necesidad y Urgencia en el año 2017. Este decreto impedía el ingreso de personas con antecedentes penales y aceleraba los plazos para que abandonasen el país.