La Universidad de Chile y la Universidad del Desarrollo han creado un aerosol nasal de células madre para frenar el consumo abusivo de alcohol. Según publica el diario Las Últimas Noticias y recoge la Agencia EFE, hasta ahora este producto ha sido probado con éxito en ratas, sin embargo, en un futuro podría servir para combatir las recaídas de alcoholismo en humanos. “Las ratas y humanos que han ingerido alcohol durante un periodo prolongado tienen el cerebro inflamado y rancio”, dice el líder del equipo, el doctor Yedy Israel.

Para desarrollar este aerosol, los investigadores se valieron de ratas a las que, durante 3 meses, administraron cantidades de alcohol equivalentes a 2 botellas de whisky. Después, dividieron a los roedores en 2 grupos: a uno de ellos se le administro placebo y, al otro, se le inyectó células madre mesenquimáticas (antiinflamatorias) en el líquido cefalorraquídeo.

Pasados 14 días de abstinencia, las ratas tratadas consumieron una cantidad de alcohol similar a la de un bebedor social medio mientras los roedores del grupo placebo ingirieron unas cantidades de alcohol equivalentes a beber media botella de whisky en una hora. Tras este éxito, los investigadores chilenos simplificaron la aplicación de células madre en el aerosol nasal y lo probaron, de nuevo, en las ratas adictas al alcohol. Con la primera dosis de aerosol, las ratas mostraron un 70% de inhibición al consumo, que tras la segunda y tercera dosis aumentó al 90%.