Una investigación chilena estudia biomarcadores para detectar la esquizofrenia de forma precoz, según informa la agencia EFE. Liderados por el doctor Hernán Silva, psiquiatra e investigador del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica, el equipo de científicos trabaja en la detección precoz y en un tratamiento integral de este trastorno mental.

Para ello están investigando posibles biomarcadores en pacientes de riesgo. Tal y como detalla este trabajo, cerca de un 1% de la población chilena padece esquizofrenia. Esta patología, recuerda EFE, es altamente discapacitante, pero su abordaje temprano podría provocar cambios positivos en la vida de estos pacientes.

Los biomarcadores para detectar la esquizofrenia de forma temprana podrían mejorar la calidad de vida de estos enfermos. Silva ha explicado que están trabajando en un programa con población infantil y juvenil, “que ha tenido algunas primeras manifestaciones consideradas de riesgo”.

 La investigación consistió en la búsqueda de biomarcadores electrofisiológicos. Asimismo, se realizaron exámenes de laboratorio, pruebas clínicas y de funciones cognitivas. El hecho de contar con biomarcadores para detectar la esquizofrenia de forma precoz permitiría una mejor prevención y rehabilitación del paciente.

Proceso cerebral irrecuperable

Según explica Hernán Silva, “en la actualidad cuando se realiza un diagnóstico ya ha existido un proceso cerebral que muchas veces no es recuperable”. Este trabajo, añade EFE, procura hacer una detección de biomarcadores en etapas previas, que puedan dar información a los médicos de qué personas van a evolucionar hacia una esquizofrenia o hacia otros cuadros.

Hasta ahora, señala Hernán Silva, cerca de un 30% de los pacientes reclutados en el estudio ha desarrollado esquizofrenia. El investigador espera que los resultados preliminares estén disponibles en los próximos meses. Esta investigación para identificar biomarcadores para detectar la esquizofrenia de forma precoz se suma a otros estudios realizados por este equipo y basados en el seguimiento de pacientes que ya han sufrido un primer episodio psicótico.

Los investigadores recuerdan la importancia de lograr biomarcadores para detectar la esquizofrenia precozmente. Según indican, esta enfermedad mental afecta principalmente a los hombres y suele presentarse entre los 15 y los 20 años, cuando la corteza cerebral se está consolidando, y se caracteriza por la aparición de alucinaciones auditivas, distorsiones, trastornos del pensamiento, síntomas negativos de desmotivación y reducción de la emocionalidad.

La importancia de los biomarcadores para detectar la esquizofrenia de forma precoz radica en que, si no es tratada a tiempo, suele producir incapacidades psicológicas, sociales y laborales, con un importante costo económico. El investigador ha concluido que hoy está claro que la esquizofrenia está determinada por factores genéticos que, unidos a elementos ambientales, llevan al desarrollo de la patología.