El terreno de la Cirugía Plástica en México se está viendo invadido por maestros de la Cirugía Estética, una profesión fuera de regulación pero que, en la práctica, se encarga de muchas de las intervenciones que deberían ser realizadas por cirujanos plásticos. Esta es la realidad que dibuja Daniel Sauza, especialista en Cirugía Plástica de Acapulco en una entrevista con MedsBla.

Tal y como explica este especialista, la Medicina Estética nació hace 25 años en Europa y de ahí llegó a Sudamérica para instalarse en todo el continente. Según afirma Daniel Sauza, en México se creó en 2007 el Instituto de Estudios Superiores en Medicina, en la ciudad de Xalapa Veracruz la única escuela en el país que tiene un RVOE (Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios), una distinción que le permite emitir títulos y diplomas que pueden registrarse en la Secretaría de Educación Pública y que otorgan una cédula profesional de Maestría en Cirugía Estética. 

Daniel Sauza asegura que, tras realizarse una revisión en todo el continente americano, únicamente Colombia y México tenían esta situación. “Este fenómeno”, aclara el especialista en Cirugía Plástica, “es producto de un error que permitió registrar la Cirugía Estética como una profesión nueva y diferente de la Cirugía Plástica”. 

Sin embargo, más allá del error, la gravedad del asunto está en que México cuenta con cerca de 1.800 cirujanos plásticos en ejercicio, certificados y colegiados, y con más de 2.500 maestros que realizan intervenciones de cirugía plástica. “La importancia real del problema”, critica Daniel Sauza, “es que se está produciendo daño a la población”. Tal y como asegura, el rechazo de los especialistas de Cirugía Plástica a estas prácticas de intrusismo fue interpretada “como una especie de celo profesional”.  

Sauza critica que la formación de los maestros en Cirugía Estética es de 2 años, online y luego se actualizan con un curso cada 2 meses. “Ellos mismos se autodenominan cirujanos estéticos”, critica. La consecuencia de esta situación es que los pacientes ponen sus vidas en manos de profesionales que no cuentan con el entrenamiento ni el conocimiento de un cirujano plástico, lamenta el especialista en Cirugía Plástica. “Normalmente”, continua, “la formación de un cirujano plástico en México requiere de 6 a 7 años de carrera".

Daniel Sauza denuncia que “el punto medular de este problema es la autorización indiscriminada de centros de educación en Medicina sin cumplir los requisitos obligatorios”. En este sentido, este especialista afirma que el gremio de cirujanos plásticos ha demandado que la autorización de cualquier tipo de formación en este ámbito requiera de la supervisión del Colegio Médico de México. Este especialista lamenta que “los controles en este momento están perdidos, por eso una de las metas es que el colegio reactive este seguimiento y recupere su papel en los comités de salud”.