El médico Rafael Ibargollín, experto vinculado al Centro de Ingeniería Genética donde se desarrolló el medicamento, ha explicado que “el fin es validar la eficacia del producto en la Atención Primaria de salud, donde se aplica gratuitamente”.

El uso de este medicamento en la Atención Primaria posibilita que la persona tenga la ventaja de aplicarse el producto desde los estadios más tempranos, explica Ibargollín. Según informa Xinhua, de acuerdo a las estadísticas mundiales, más del 60% de los diabéticos con úlceras en el pie sufre una amputación.

Entre los usuarios de este fármaco en Cuba, el riesgo de amputación se encuentra por debajo del 1%. Algunas de las ventajas de este fármaco inyectable son la reducción del tiempo de cicatrización, la disminución del riesgo de amputación, la aceleración de la granulación y la cicatrización progresiva y sostenida.

A nivel internacional el inyectable cubano, que tiene registro en varios países, entre ellos Rusia, Argentina, Venezuela, Turquía, Colombia, Ecuador, Ucrania y Vietnam, ha beneficiado a más de 250.000 personas, asegura la agencia Xinhua. La cicatrización es efectiva debido a su método de aplicación basado en la infiltración de un ingrediente farmacéutico activo, el factor de crecimiento epidérmico humano recombinante, aplicado con una aguja en el lecho de la herida.