Nuevos fármacos contra enfermedades genéticas

Investigadores mexicanos desarrollaron fármacos contra enfermedades genéticas. Un grupo de investigadores del Tecnológico de Monterrey ha diseñado estrategias que harán posible diseñar nuevas drogas a costes más económicos. Además, dichos fármacos tendrán mayor efectividad en diferentes patologías como cáncer y padecimientos autoinmunes.

Por otra parte, los nuevos fármacos contra enfermedades genéticas fueron realizados por el Grupo de Investigación con Enfoque Estratégico (GIEE) en Bioingeniería y Medicina Regenerativa.  Los investigadores se han centrado en desarrollar medicamentos con principios activos unidos a biopolímeros compatibles con el cuerpo humano para aumentar su efectividad. En diferentes enfermedades genéticas, los principios activos que actuan en el cuerpo para erradicarlas tienen un tamaño muy pequeño. Además, el tiempo que estos permanecen dentro del torrente sanguíneo del cuerpo humano es muy corto. Por ello se reduce considerablemente su nivel de toxicidad.

Enfoques de investigación

Además, actualmente los investigadores se encuentran trabajando en 3 enfoques:

  1. Utilizar biopolímeros innovadores para que los principios activos de estos nuevos fármacos requieran la mínima cantidad de pasos posibles en su desarrollo. Con ello se permite disminuir el costo de producción.
  2. El diseño de procesos de separación eficientes y económicos que eviten que los principios activos modificados se unan a cualquier agente contaminante. Así se logra  generar la superioridad en la calidad del fármaco.
  3. Diseño de marcadores biológicos o etiquetas para dirigir los nuevos fármacos específicamente al órgano, tejido o células donde radica el problema. De esta forma es posible que el principio activo sea mejor aprovechado, lo que permitirá usar menores dosis y acotar el tiempo de administración.

En la etapa inicial de los fármacos contra las enfermedades genéticas se están empleando 3 enfoques. Estos actúan en el desarrollo de fármacos más eficientes y económicos para el tratamiento específico de 2 enfermedades genéticas:

  1. La leucemia linfoblástica aguda (LLA), en la cual la médula ósea produce demasiados linfocitos inmaduros. Esto da lugar a una baja defensa del cuerpo ante las infecciones.
  2. La inmunodeficiencia combinada severa (SCID). En esta patología, los pacientes tienen un sistema inmunológico deprimido o carecen totalmente de él.