Cuba ha desarticulado una red de medicamentos adulterados para el consumo infantil, informa la agencia DPA. La red de medicamentos adulterados pretendía vender estos fármacos en el mercado negro, según destaca la DPA. Los medicamentos adulterados se comercializaban en la isla bajo la marca Ritalin para tratar el TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad).

La empresa encargada de producir los medicamentos, BioCubaFarma, sustituía el principio activo metifelnidato por una sustancia placebo que se utiliza para limpiar máquinas una vez concluida cada producción de medicamentos, ha denunciado la Fiscalía General de Cuba. La red de medicamentos adulterados introdujo los fármacos en las farmacias de la capital, desde donde se vendieron a los padres de los niños.

Según informa la DPA, en la red de medicamentos adulterados hay implicados varios trabajadores del laboratorio farmacéutico que se repartieron de la venta ilegal sumas en efectivo de más de 1.500 pesos convertibles cubanos, equivalentes al dólar. Una parte de esos productos son vendidos en divisas de manera ilegal y desviados de su venta final, generado desabastecimiento, explica la Fiscalía.

La Fiscalía General de Cuba ha abierto expedientes a otros trabajadores de BioCubaFarma por la “comercialización de medicamentos en el mercado informal”, especialmente los destinados a pacientes crónicos. BioCubaFarma produce en la isla más del 60% de los fármacos que se consumen en el país, la gran parte de ellos mediante la importación de países como China.