Una de iniciativas del Ministerio de Salud Pública ha sido promover una alimentación saludable en el ámbito escolar. Con este objetivo, desde el gobierno ecuatoriano se ha iniciado una campaña en los bares escolares que contempla, entre otras acciones, la identificación de los alimentos procesados. De esta forma, se alerta a los escolares de los alimentos que tienen alto contenido de sal, azúcar o grasa.

Esta campaña también advierte de los problemas de adicción que pueden provocar determinados alimentos edulcorados. Según la Organización Panamericana de la Salud, existe una relación entre el aumento del consumo de alimentos y bebidas procesados y el incremento de la obesidad y el sobrepeso.

Las cifras del Ministerio de Salud Pública de Ecuador apuntan un incremento del 6,7% del consumo de este tipo de productos. Concretamente, el grupo que comprende todos los lácteos (quesos, leches y yogures) ha tenido un crecimiento continuo entre el 2010 y 2015 en sus valores de ventas. El gasto en bebidas azucaradas a nivel nacional asciende a 420 millones de dólares anuales, asegura el ministerio.

Con el fin de mejorar esta situación, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador ha hecho un llamamiento para que se integren los esfuerzos de todos los sectores involucrados en la cadena de producción-consumo de alimentos y se sumen a las políticas públicas nacionales e internacionales que fomentan la oferta de alimentos más saludables.