Las estadísticas gubernamentales confirman que al menos 62.250 nicaragüenses padecieron neumonía desde enero hasta la fecha. Durante 2015, se registraron 174 muertes por esta enfermedad respiratoria que afectó a más de 125.000 personas. Por ello, el gobierno mantiene la alerta epidemiológica con el objetivo de controlar esta enfermedad.

En relación al dengue, Rosario Murillo ha explicado que el último caso registrado ha sido el de una niña de 13 años que presentaba fiebre y vómitos. La menor fue ingresada en el hospital de Estelí, a 160 kilómetros al norte de la capital, donde finalmente falleció. Con esta muerte son 13 ya los fallecidos a causa de la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes Aegypti, que incuba sus larvas en depósitos de agua en calles, patios o jardines.

El mismo mosquito es el transmisor de los virus del chikungunya y zika, que también han afectado a millares de personas en este país desde el año pasado. El pasado mes de mayo el Gobierno nicaragüense declaró alerta sanitaria para reforzar las acciones antiepidémicas con la llegada del invierno (temporada lluviosa).

Murillo también ha alertado sobre un presunto brote de rabia canina en la comunidad de Los Llanos, municipio de Pueblo Nuevo (Estelí), y ha anunciado que brigadistas de salud ya se han desplazado a la zona para realizar vacunaciones caninas masivas.