Según ha informado el ministerio, la niñez es el periodo más crítico para la aparición de errores de refracción. La falta de detección temprana en la población infantil puede provocar discapacidad visual, lo cual limita la capacidad de aprendizaje de los niños y afecta negativamente su condición socioeconómica en el futuro.

En ese sentido, desde el Minsa recuerdan que las personas con discapacidad visual y ceguera tienen limitaciones que a menudo generan un retiro anticipado de sus centros laborales, lo que conlleva a problemas económicos, para sí mismo, su familia y la sociedad. Para evitar estos problemas, recomiendan acudir una vez al año a un establecimiento de salud para pasar por una evaluación ocular.

Según el Estudio Poblacional de Evaluación Rápida de la Ceguera (ERCE) elaborado por el Minsa, las principales causas de ceguera en personas de 50 años o más en Perú son la catarata (58% de los casos), glaucoma (14%) y degeneración macular relacionada con la edad (11.5%), entre otros.