Este decreto autoriza el uso de la semilla de marihuana para usos medicinales, y también para “evaluación, seguimiento y control de las actividades de importación, explotación, cultivo, producción, distribución y uso de la semilla”. A partir de esta norma, el Gobierno de Colombia regula también el procedimiento de obtención de licencias para el acceso seguro e informado a la semilla.

Asimismo, el decreto explica que se conformará un Grupo Técnico de Cupos que se encargará del análisis, evaluación y seguimiento de todos los asuntos relacionados con la asignación de cupos o previsiones de cannabis para fines médicos y científicos.

El Congreso colombiano, recuerda EFE, aprobó en mayo de 2016 un proyecto de ley que reglamenta el cultivo, producción, fabricación, adquisición, importación, exportación, almacenamiento, transporte, comercialización, distribución, uso y posesión de las semillas de marihuana con fines medicinales y científicos.

Tras esta decisión, el Gobierno entregó a la compañía canadiense PharmaCielo la primera licencia para la producción y fabricación de derivados medicinales de la marihuana en el país.