La importancia de la lactancia materna desde la primera hora de vida es el mensaje que ha lanzado el MINSA (Ministerio de Salud de Perú) en una serie de recomendaciones que ha publicado sobre esta práctica. Tal y como indica en una nota de prensa, las recomendaciones pretenden que la mujer conozca los cuidados que debe seguir, desde la gestación hasta el amamantamiento.

La directora ejecutiva de Salud Sexual y Reproductiva del MINSA, Lucy del Carpio Ancaya, ha destacado la importancia de la lactancia materna y ha recordado que durante este periodo la madre debe consumir alimentos de origen animal ricos en hierro como sangrecita, hígado o pescado para prevenir la anemia durante el embarazo.

Otra de las recomendaciones del MINSA es que la futura madre debe exigir el corte del cordón umbilical entre los primeros 2 y 3 minutos después del nacimiento del bebé. Por otro lado, debe asegurarse de que el personal haga posible el contacto piel con piel inmediatamente después del parto para asegurar el correcto inicio de la lactancia materna.

Dentro de la importancia de la lactancia materna el MINSA ha querido recordar el acompañamiento de la pareja. “Es muy importante durante los controles prenatales y durante la lactancia, porque permite crear un vínculo entre madre, padre e hijo”, ha subrayado la directora ejecutiva.

Carmen Rosa Dávila, directora ejecutiva de Neonatología del Instituto Nacional Materno Perinatal (INMP), ha insistido en la importancia de la lactancia materna desde la primera hora de vida. Dávila considera que la primera gota de leche es una especie de primera vacuna que previene enfermedades como la anemia, neumonía, desnutrición, diabetes y obesidad.

“Esa leche exclusiva y única dentro de los primeros 6 meses de vida, garantiza el desarrollo y crecimiento en peso y talla del bebé, pero también potencia las habilidades e inteligencia del niño”, afirma la experta.

Dentro de sus recomendaciones el MINSA recuerda a las madres trabajadoras que ellas pueden poner en práctica técnicas de extracción de leche siguiendo los siguientes pasos:

  1. Lavarse las manos con agua y jabón.
  2. Hacer masajes circulares alrededor del pecho para estimular que baje la leche,
  3. Colocar la mano en forma de C y con los dedos empujar suavemente el pecho contra las costillas.
  4. Depositar la leche en un recipiente de vidrio limpio y con tapa.

En relación a la conservación de la leche materna, la experta aconseja etiquetar el envase colocando la fecha y hora de la extracción, refrigerar y, cuando sea necesario, entibiar en baño maría.