El reactor nuclear de Brasil inaugurado por el presidente Michel Temer producirá radioisótopos y radiofármacos. Según informa la agencia Xinhua, el presidente de Brasil ha colocado la primera piedra del Reactor Multipropósito Brasileño (RMB) para fines médicos. Tal y como señala la agencia Xinhua, próximamente se iniciarán las pruebas de integración de los turbogeneradores del Laboratorio de Generación de Energía Nucleoeléctrica.

La construcción del reactor nuclear de Brasil persigue el objetivo de garantizar su autosuficiencia en la producción de radioisótopos y radiofármacos. Asimismo, el reactor pretende convertirse en una referencia de la Medicina Nuclear, apunta Xinhua. El presidente de Brasil ha subrayado que el reactor nuclear de Brasil permitirá crecer tecnológicamente al país y bajar el precio de medicinas clave, frente a algunos fármacos importados.

Michel Temer ha afirmado que “Brasil está obligado a importar fármacos para combatir enfermedades como el cáncer”. El reactor nuclear de Brasil cambiará la situación, ya que hará posible que el país sudamericano pueda producir estos medicamentos a precios más bajos y mejorar el acceso a las terapias. “Vamos a aumentar las atenciones y a llevar esperanza a quién está enfermo”, ha explicado el presidente.

La función del reactor nuclear de Brasil será la de producir radioisótopos para fabricar medicamentos utilizados en el tratamiento de enfermedades en áreas como la Cardiología, Oncología, Hematología y Neurología. Está previsto que el reactor nuclear de Brasil comience su actividad para 2024.

La inversión para su puesta en marcha alcanza los 750 millones de reales brasileños (45.706.450 euros) e incluirá laboratorios, aceleradores de partículas y emisores de láser de alta potencia. Además de la producción de radiofármacos, el reactor nuclear de Brasil se encargará de producir otras fuentes radioactivas usadas en las áreas industrial, agrícola, energética y ambiental, así como en investigaciones y desarrollo de materiales.

El ministro de Salud, Gilberto Occhi, ha destacado que “en Brasil, cada año se realizan cerca de 2 millones de exámenes por imágenes, como radiografías y tomografías. La intención de este proyecto es reducir el costo de un diagnóstico que es ofrecido gratuitamente en el sistema público”.