Los protocolos de radiodiagnóstico de El Salvador se han actualizado en la reciente reunión regional de la especialidad en la que han participado el MINSAL (Ministerio de Salud), la Universidad de El Salvador y el OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica). El objetivo de este encuentro es la creación de nuevos manuales para el uso adecuado de la prescripción de radiologías en la atención a pacientes, explica el MINSAL en una nota de prensa.

Tal y como explica el ministerio, la Universidad de El Salvador ha generado conocimiento, ha puesto la ciencia al servicio de la sociedad y ha sido una casa de estudios que ha sabido participar de importantes transformaciones económicas, políticas y sociales. Su rector, Maestro Roger Arias, ha subrayado que “de esta universidad salieron los mejores hombres y mujeres para liderar los cambios”.

Según ha denunciado el representante de la OIEA, Alfredo Buzzi, “en la actualidad no se hace un buen uso de las radiaciones ionizantes. Se abusa de estos procedimientos y la mejor forma de proteger al paciente es utilizándolos como corresponde”, ha añadido. Los protocolos de radiodiagnóstico mejorarán el uso de esta técnica.

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, ha explicado que este curso es importante para el país. Este encuentro reúne a un promedio de 16 países. “Acuden profesionales que desarrollan su trabajo en la actividad científica con el objetivo de discutir qué deben hacer nuestros países deben hacer uso racional de la tecnología nuclear”. Con este seminario, realizado con el apoyo de la OIEA, se busca utilizar de manera pacífica y segura la energía nuclear.

El MINSAL ha recordado que los protocolos de radiodiagnóstico que surjan de esta reunión se compartirán con el objetivo de discutir la aplicación del principio de justificación por parte de los médicos prescriptores, para proteger a la salud de los pacientes frente a los riesgos derivados de las radiaciones ionizantes, que implique exposición a la radiación aumenta innecesariamente el riesgo de cáncer en la población expuesta.

Estos protocolos de radiodiagnóstico contemplarán recomendaciones para mejorar la práctica clínica y lograr que “el beneficio obtenido sea más importante que el prejuicio ocasionado”. De esta forma, se busca que los médicos que remiten pacientes a especialistas en diagnóstico por imagen, hagan el mejor uso posible de los servicios de radiología clínica, y se reduzca la exposición innecesaria a la radiación.