“Los antiácidos solo controlan molestias leves por lo que su uso debe ser ocasional, por un periodo corto de tiempo y acompañado por una alimentación saludable”, resume Digemid en una nota de prensa, en la que advierten de que, el uso de este fármaco “no evitará las complicaciones estomacales o el desarrollo de úlceras”.

De hecho, el uso de dichos medicamentos puede incluso “impedir el diagnóstico de otras enfermedades y su correcto tratamiento, lo que acaba agudizando aún más la enfermedad”, advierten. Así mismo, la dirección se ha encargado de desmentir que los antiácidos protejan frente al consumo de alcohol y comidas abundantes.

“Tomar dichas patillas tras la ingesta abundante de alcohol o una combinación inusual de alimentos es muy peligroso pues, en lugar de protegernos, podrían provocarnos efectos perjudiciales para la salud”, insisten, tales como estreñimiento, diarrea, gases, calambres estomacales o coloración blanquecina de las deposiciones, entre otros.

Por todo ello, Digemid ha recomendado celebrar Año Nuevo “con moderación y sin abusar de alimentos como carnes grasosas, leche con chocolate, conservas, mayonesa y bebidas alcohólicas o gaseosas”.