Tal y como recoge la DPA, con la decisión del tribunal se despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo cuando existe riesgo para la vida de la madre, inviabilidad del feto o violación. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, ha destacado que “hoy han ganado las mujeres, ha ganado la democracia y ha ganado Chile”.

Tras conocerse la decisión del TC, algunas mujeres han iniciado una marcha hasta La Moneda, sede del ejecutivo, para agradecer y celebrar la “valentía” de Bachelet por la propuesta. Por su parte, los grupos opositores a la ley del aborto en Chile, se han concentrado frente al alto tribunal para mostrar su rechazo a la resolución del Constitucional.

El pasado viernes finalizó el periodo de audiencias públicas del TC, en el que escuchó a 135 expositores, que alegaron a favor o en contra de la ley del aborto en Chile. Sin embargo, tras su aprobación en el Parlamento, diputados y senadores de la oposición llevaron el asunto al Tribunal Constitucional para denunciar que la norma atentaba contra el derecho a la vida.

La resolución del TC es inapelable y era el último obstáculo legal para el proyecto en Chile, uno de los pocos países del mundo donde el aborto estaba prohibido en cualquier circunstancia. Las cifras del Ministerio de Salud de 2015, citadas por Amnistía Internacional, señalan que en el país se realizan más de 33.000 abortos por año.