Tras Uruguay, Brasil, Puerto Rico y México, Colombia ha dado el paso para legalizar el uso medicinal de la marihuana. La norma aprobada por el gobierno establece las reglas de juego que regirán a pequeños y medianos cultivadores, así como los precios de las licencias que deberán pagar los transformadores dependiendo de su actividad y los beneficios que obtendrán.

La norma que regulariza el uso medicinal de la marihuana en Colombia establece que aquellos que cultiven en una superficie de media hectárea o menos son considerados pequeños y medianos cultivadores y, por tanto, podrán acceder a asesoría técnica, asignación prioritaria de cupos y compra de su producción por parte del transformador, apunta la DPA.

La normativa para legalizar el uso medicinal de la marihuana en Colombia establece protocolos de seguridad que se deben implantar en los centros de investigación de la planta y que regularán la evaluación y seguimiento correspondientes a las modalidades de licencias que se otorgarán. El debate en torno a la legalización del uso medicinal de la marihuana se inició en mayo de 2016, con la aprobación de un proyecto de ley en el Congreso.