Los medicamentos han acabado por convertirse en un producto de consumo extraordinario debido a los altos precios a los que se venden. Este ha sido el eje del debate entre Juan José Rodríguez Sendín, vicepresidente de la CONFEMEL, y Mirian A. López Basilio, presidenta del Colegio Médico de México.

Según ha explicado Rodríguez Sendín, la industria farmacéutica ha obligado a los sistemas públicos de salud a aceptar precios injustificados por un medicamento que funciona. “Son precios abusivos. Se ha creado un mercado donde se pone precio a la carne de los seres humanos para poder tratarlos”. Por su parte, la presidenta de los médicos mexicanos ha destacado que se deben romper “esos vicios en cuanto al manejo del medicamento, pero a todos los niveles, porque esta es una responsabilidad compartida”.