Un tumor de 2,5 kilos ha sido extirpado a una recién nacida en México, según informa la agencia Xinhua. Según destaca, médicos especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) han extirpado un tumor de 2,5 kilos a una bebé recién nacida en el Hospital de Gineco-Pediatría en la ciudad de Hermosillo, en el estado de Sonora.

Tal y como ha indicado el IMSS, la masa tumoral se encontraba en el coxis de la recién nacida en México y fue detectada un mes antes de su nacimiento mediante ultrasonidos. Los tumores fetales no son muy comunes, según apunta la Xinhua. No obstante, los sacro coccígenos son los más frecuentes. Son aquellos que salen del coxis y en ocasiones ya durante el embarazo tienen un tamaño tan grande que provocan una insuficiencia cardiovascular intrauterina.

La recién nacida en México fue trasladada de emergencia el mismo día de su nacimiento al Hospital de Gineco-Pediatría en Hermosillo para ser intervenida quirúrgicamente por el doctor Paulo Hiram Gutiérrez. La bebé nació con 4,6 kilogramos de peso. Tras extirparle el tumor, conocido como teratoma sacro coccígeno, su peso pasó a los 2,4 kilogramos.

Debido a su delicado estado de salud, indica Xinhua, la recién nacida en México fue ingresada en la unidad de cuidados intensivos (UCI). La menor, que ahora tiene 2 meses, se encuentra bajo supervisión médica del área de Oncología, donde acude periódicamente para controlar su evolución.