El fin de la tuberculosis en las Américas, previsto para 2030.

El fin de la tuberculosis en las Américas podría producirse en 2030. Esta es la fecha prevista por la OPS si se aceleran las acciones contra la enfermedad. En una nota de prensa, la OPS (Organización Panamericana de la Salud) demanda que se asegure el financiamiento. Asimismo, aboga por asegurar el diagnóstico temprano y el acceso universal al tratamiento. Estas acciones son prioritarias para acabar con una enfermedad que afectó a 282 000 personas en 2017 en esta región.

Tal y como indica la OPS, hay que agilizar los progresos logrados hasta este momento. Las muertes y los nuevos casos deben reducirse aun más. En este sentido, urge a tomar medidas para cerrar las brechas de atención a estos enfermos.

Para lograr el fin de la tuberculosis en las Américas, la financiación de los programas nacionales contra la enfermedad debe ser sostenible. En los últimos 15 años, la región de las Américas ha reducido los nuevos casos y las muertes por tuberculosis. Según la OPS, los países deben ampliar el acceso al diagnóstico con pruebas rápidas moleculares. Por otro lado, deben trabajar con las personas y las comunidades en los determinantes sociales que favorecen la transmisión.

El 11% de los 282 000 casos registrados en 2017 fueron en personas que tenían VIH. 10 países de la región concentran el 87% de los casos. Dos tercios de los nuevos casos se dieron en Brasil, Colombia. Haití, México y Perú. Las muertes por tuberculosis se elevaron a 24 000 en 2017. 6000 de estas personas estaban coinfectadas con VIH, indica la OPS.

¡Es hora!

Entre las medidas que se han promovido para poner fin a la tuberculosis en las Américas está la campaña ¡Es hora! Su cometido es recordar que se debe acelerar el cumplimiento de los compromisos alcanzados por los jefes de Estado. Los líderes del mundo, señala la OPS, acordaron impulsar metas y medidas urgentes para poner fin a la tuberculosis.

De hecho, acabar con la epidemia mundial de tuberculosis es uno de los retos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La estrategia aprobada por OMS en 2014 plantea reducir un 90% las muertes y un 80% la incidencia de la enfermedad. Para 2020, se trabajará en reducir las muertes por tuberculosis un 35% y la tasa de incidencia un 20%.

La prevalencia de la tuberculosis en las Américas se debe, en gran parte, a inequidades sociales y económicas. Las muertes y los nuevos casos necesitan seguir descendiendo, afirma la OPS. En 2030 deberían haber descendido hasta el 12 y el 8% anual, respectivamente. En esta región, más de 50 000 personas no saben que tienen la enfermedad.