Investigadores argentinos trabajan en el desarrollo de un prototipo de mamógrafo óptico que ya ha sido testado sobre medios artificiales, según señala el CONICET en una nota de prensa. Una de cada 8 mujeres en Argentina podría desarrollar cáncer de mama a lo largo de su vida y un 20% de ellas antes de los 40 años, según cifras del Ministerio de Salud.

Ante esta situación y debido a la nocividad de los rayos X, los investigadores argentinos del CONICET trabajan desde hace 15 años en temas relacionados con la propagación de la luz en medios difusivos para desarrollar técnicas y algoritmos que complementen a los sistemas convencionales de imágenes médicas utilizando luz infrarroja en lugar de radiaciones ionizantes.

Tal y como destaca el CONICET el mamógrafo óptico sustituiría a los rayos X cuyo uso frecuente no se recomienda para el seguimiento de la evolución de la enfermedad o tratamiento. El centro de investigación recuerda que esta técnica no es específica. Gracias al uso de múltiples imágenes del medio, obtenidas iluminando su superficie con luz infrarroja, y después de un procesamiento adecuado, es posible obtener mapas en 2D de las variaciones de absorción de los tejidos por los cambios de concentración de hemoglobina.

Ventajas de la mamografía óptica

Juan Pomarico, investigador independiente del CONICET, ha indicado que la propagación de la luz es diferente cuando hay un tejido sano o cuando el tejido está enfermo. Esta diferenciación, señala el investigador argentino, es la ventaja más destacada que tendría esta técnica con respecto a las convencionales con rayos X.

La luz infrarroja que emite la mamografía óptica es “totalmente inocua” para los seres vivos, subrayan los investigadores argentinos. Este método no es invasivo por lo que puede emplearse las veces que sea necesario. La mamografía convencional es un método doloroso e incómodo, por lo que la mamografía óptica podría ser una alternativa.

El mamógrafo óptico se inicia como parte de la tesis doctoral de Nicolás Carbone, doctor en Física y becario posdoctoral del CONICET. Esta iniciativa fue reconocida en el Concurso de Ideas de Negocio “Préndete”, organizado por la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA), la Municipalidad de Tandil, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Buenos Aires, entre otras instituciones.