Sin embargo, el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, nunca la aceptó. Desde entonces la Brigada Henry Reeve ha prestado ayuda en 19 países, ha asistido a más de 3,5 millones de personas y ha salvado más de 80.000 vidas. Su nombre se debe a un joven soldado estadounidense que murió combatiendo por la independencia de Cuba contra la colonia española.

La Brigada Henry Reeve ha realizado 22 misiones, entre ellas la de la lucha contra el ébola, en octubre de 2014. Es precisamente esta misión la que ha valorado la OMS para otorgarle el galardón Lee Jong-wook que entregará este viernes en el marco de la asamblea general de la institución en Ginebra.

Esta misión llevó a la Brigada Henry Reeve a Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia, y en ella los médicos cubanos lograron salvar la vida de 7.000 personas. “Luchar contra el ébola ha sido el reto más difícil al que nos hemos enfrentado”, explica a la DPA Jorge Delgado, subdirector del Departamento de Cooperación Médica de Cuba.

Las inundaciones en Sahara Occidental y el huracán Matthew en Haití son otros de los escenarios en los que ha estado presente la Brigada Henry Reeve. Sus brigadistas han participado en misiones como el terremoto que sufrió Nepal en abril de 2015 y que dejó 9.000 muertos y más de 22.000 heridos.

Las diferencias culturales y de idioma, así como la diversidad en el acceso a la salud pública son algunos de los problemas a los que se enfrentan los médicos de la Brigada Henry Reeve, asegura la DPA. En la actualidad, Cuba mantiene a más de 40.000 colaboradores en materia de salud en 62 países a través de acuerdos entre gobiernos.