Lejos de solucionarse, la huelga médica de Bolivia continúa y ha cumplido ya un mes, según señala la agencia EFE. El enfrentamiento del colectivo médico con el Gobierno de Evo Morales se mantiene y parece recrudecerse, poniendo en cuestión la asistencia de miles de pacientes en todo el país, asegura EFE.

La huelga médica de Bolivia se inició como consecuencia de la inclusión en el nuevo Código Penal del país de un artículo que castiga, incluso con la cárcel, la mala praxis médica. Esta nueva regulación se suma a un decreto gubernamental para fiscalizar la sanidad pública. El desarrollo de estas 2 normas ha provocado choques entre la Policía y los manifestantes que apoyan el paro.

Desde el Gobierno, definen la huelga médica de Bolivia como una “situación de emergencia” e instan a los manifestantes a cesar su protesta por razones “humanitarias”. La huelga médica de Bolivia ha provocado la suspensión, según datos del Ejecutivo, de al menos 8.000 intervenciones quirúrgicas y más de medio millón de consultas.

Los manifestantes han aclarado que solo cesarán la huelga médica de Bolivia si el presidente los recibe con ánimo dialogante. El presidente Evo Morales ha destacado que “cuestionar el artículo 205 del código significa ser confesos en negligencia médica”. Según el presidente, “el médico responsable en la atención no tiene por qué preocuparse”.

Según asegura EFE, los médicos bolivianos cuentan con el apoyo de otros profesionales como farmacéuticos, abogados e ingenieros; e incluso con la colaboración de médicos de otros países como Paraguay o Brasil. El Gobierno de Morales ha afirmado que no pagará los días no trabajados y ha anunciado que habrá despidos.