Importancia de la lactancia materna en neonátos

La importancia de la lactancia materna reside en que dicho líquido es el mejor alimento para que los órganos del bebé se formen correctamente. La leche humana actúa como nutriente, pero también como medicina. La leche materna  tiene la capacidad de darle al recién nacido exactamente lo que necesita y en la dosis adecuada.

“La leche materna es una sustancia viva. Primero, porque es un fluido corporal y, segundo, porque es un alimento emocional. Los anticuerpos y las sustancias bioactivas vienen a producir una serie de cambios y protección en el cuerpo del bebé”, comentó Lilliam Marín Arias. Arias es  enfermera obstetra e investigadora del Instituto de Investigaciones en Salud de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El sistema respiratorio, el sistema nervioso central, y especialmente, el sistema digestivo son los que más necesitan las sustancias bioactivas. Además, también requieren de los macro y micronutrientes que la leche materna posee para que terminen de formarse. Algunos de los componentes de la leche materna son las enzimas, glucosa y grasas. Además, contiene calcio que, junto con la atención y cuido de la madre y la familia, garantiza un organismo saludable y el crecimiento del neonato.

Importancia de la lactancia materna

La leche comercial, es decir, la que proviene de la vaca, es rica en hierro y proteína. Sin embargo, su dosis no es ideal para un bebé humano. “La leche humana tiene menos proteína que la leche de vaca. La leche humana posee un 0,9-1,1 g/100 ml, mientras que la de vaca cuenta con  3,0 g/100 ml. Por otro lado, la leche materna tiene más lactosa que la de otras especies de mamíferos. Sin embargo,  es la que necesita el bebé para que se termine de formar su intestino con las bacterias probióticas provenientes de esta. La alta concentración de lactosa favorece la colonización intestinal, lo cual mantiene un ambiente ácido en el intestino y evita que crezcan microorganismos.