Del total de afectados, el 81% recibe de manera controlada y gratuita los medicamentos necesarios para su tratamiento, ha destacado la directora del Departamento para el VIH-Sida en el Ministerio de Salud Pública (Minsap), María Isela Lantero.

En la lucha contra el VIH en Cuba científicos locales han iniciado un estudio para probar la vacuna Teravac-VIH. Su desarrollo corresponde al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana y busca reducir la carga viral, así como mejorar la calidad de vida de los enfermos. Los enfermos de VIH en Cuba son en su mayoría hombres (80%) y tienen una edad media de 30 años.

La intención del Ministerio de Salud Pública es que los tratamientos antirretrovirales lleguen al 90% de los infectados. Por este motivo, Lantero ha recordado que Cuba destina una importante cantidad de recursos a lograr este objetivo en el que también cuenta con el apoyo de organizaciones internacionales.

“Cada año es mayor el número de personas que viven con VIH y reciben el tratamiento. En años anteriores, cuando hemos padecido dificultades con el abastecimiento, siempre hemos previsto alternativas para evitar que se interrumpa la terapia”, ha destacado.